lunes, 24 de octubre de 2005

Trinis Zinema: Cadena de favores

Este fin de semana ha habido sesión de cine para los oinarinak en Trinis Zinema. La película que se proyectó fue: Cadena de favores.

Ésta es una de esas cintas que nos recuerdan que Hollywood sabe también hacer películas que no sean catálogos de efectos especiales. Ésta es más bien una historia de afectos especiales, de personajes solitarios y contradictorios, inmersos en un mundo que les arrastra por momentos. Es una película sencilla que transcurre en Las Vegas, capital mundial del juego, donde el destino se deja a la suerte y todo gira alrededor del dinero; y es precisamente allí donde va a surgir esta historia que trata sobre la gratuidad, sobre el dar sin recibir nada a cambio. Que habla de la capacidad del hombre para domar las circunstancias que le rodean, en fin, sobre la libertad y el bien.
La acción se desencadena cuando el profesor Eugene Simonet hace la siguiente pregunta a sus alumnos de 11 y 12 años: ¿Cómo podemos cambiar el mundo? Aunque para el profesor es una pregunta rutinaria cuya contestación sería simplemente “de ninguna manera”, para uno de los chicos esa no es la respuesta adecuada, y está dispuesto a demostrarlo.
Ese chico, toma muy en serio la propuesta de su profesor e inventa un sistema ingeniosamente simple: Su idea consiste en ayudar a tres personas en algo que no podrían lograr por sí mismos y cada una de esas tres personas deben ayudar a otras tres, y así sucesivamente.

Esta película intenta ser un tímido reflejo de los que luchan puertas adentro para transformar su realidad ayudando a terceros.

“Pasea la vista por el mundo que te rodea y cambia lo que no te guste”.

Así rezaba la pizarra del profesor Simonet.

7 comentarios:

Fertxo dijo...

No he visto la peli, bonito lema pero un tanto lila... Las Vegas no tiene remedio, otras zonas de sociedades opulentas, hipócritas y fariseas como EEUU quizás sí... BUSH KANPORA !!!

Me alegro de ver recuperada una tradición ancestral en los Trinis como es la proyección de pelis con cierta sustancia relativa, ya sólo falta recuperar la sala del pin-pon para fiestas toga y discoteca sin alcohol.

Animo !

Fran dijo...

Verdaderamente es una de las pocas películas que valen la pena ver. ya que allí se demuestra simplemente el ayudar sin pedir absolutamente nada a cambio, quitando claro está el que "sigas la cadena...", algo tan sencillo pero a la vez tan difícil en la sociedad en la qiue vivimos. Pero quien sabe...

Unai (ROCKY) dijo...

No estuvo mal la pelicula. Yo creo que pocas palomitas pero bueno...

Manu dijo...

Joe Unai, no sabes como me alegro de que participes del blog, bienvenido.
P.d: Espero que te quedaras con algo mas que las palomitas.

UNAI dijo...

Me quede con la pelicula. Estuvo muy bien.

UNAI (ROCKY) IBAI (RAMBO) R & R dijo...

Nos quedamos con la peli estubo de muerte. Sabes? me parecio super increible. me gusto mazo mogollon. Benga agurcito.


R&R

Anónimo dijo...

unai si digiste q fue una mierda a mi si q me gusto. IGOR