martes, 11 de febrero de 2014

Convivencias en el Gorbea

El pasado fin de semana los Azkarrak del grupo fuimos de convivencias al Gorbea. Durante el sábado y el domingo pudimos disfrutar de la naturaleza y de uno de los paisajes más bonitos de Bizkaia, más aún estando nevado.
El viernes después de llegar a Areatza y subir a Pagomakurre en coche, pusimos rumbo al refugio del Club de Montaña Ganguren situado en las campas de Arraba. La mayor parte de la ruta fue de noche y con viento y frío. Menos mal que al llegar pusimos la chapa de leña y pudimos calentarnos todos mientars cenábamos.
El sábado por la mañana subimos hasta la cruz. Fue una subida corta pero intensa, sobre todo el último tramo, pero mereció sin duda la pena: ¡qué vistas desde ahí arriba! El hamaiketako -que lo hicimos a las dos de la tarde- lo tuvimos que comer más abajo porque hacia mucho frío. Ya que estábamos rodeados de nieve también aprovechamos para hacer alguna guerra de bolas y para tirarnos por las campas. 


Llegamos a casa a por la esperada ducha. Una ducha que nos rejuveneció a los monitores porque, al ser los últimos, nos quedamos con poca agua caliente... Después de terminar de comer a las cinco, hicimos varias actividades que teníamos preparadas. 


Por la noche, después de cenar, hicimos un momento de interioridad que dinamizó nuestro consiliario Javi. Como estábamos todos cansados del día, nos metimos a la cama de seguido.

La mañana del domingo fue el momento de evaluar las convivencias y recoger la casa. La comida la hicimos pronto ya que había que bajar desde el refugio hasta Areatza andando para coger el autobús de vuelta a Bilbao. Así que a eso de la una y media, con la tripa llena, nos pusimos las mochilas y comenzamos a descender el Gorbea.

Sin duda, unas inolvidables convivencias en el monte y en la nieve. De hecho, el Gorbea ha sido el monte más alto que hemos subido durante este curso. Una excelente preparación para lo que nos espera en el volante en Picos de Europa.