sábado, 4 de septiembre de 2010

LA HUELLA DE DOS SEMANA EN RABAT

Dentro de poco empezamos un nuevo curso: 20 aniversario, último año de trebeak, etc., etc. pero antes que nada nos gustaría que pudiéseis leer un testimonio de una de nuestras trebeak. Se llama Lara y nos habla de la experiencia en Rabat.
Mila esker Lara

"Fué el primer dia de Trebeak cuando nos dijeron que íbamosa trabajar durante todo el año en un proyecto. Este proyecto consistía en dedicar tiempo para conocer temas tales como Oriente-Occidente y pobreza. Para ello nos reuníamos los cinco grupos de Trebeak de herri aldea con un grupo de confirmación de Ermua. Como todo proyecto, teníamos un objetivo; ayudar a personas en diferentes lugares de Rabat.
Acercándose el momento de viajar, nos dividieron en dos grupos; unos viajaban la primera quincena de julio y nosotros viajábamos la segunda. Hoy, dia 30 de agosto, hace un mes que nos despedimos de Rabat, pero no es un adiós...es un hasta luego.
El dia 17 de julio salimos de Bilbao con destino Casablanca. Para mí la aventura comenzó en los trenes que nos acercaron a Rabat. Todo lo que mis ojos alcanzaban a ver, me describian un mundo diferente, repleto de gente conviviendo con la pobreza, otra cultura, niños descalzos, solos, mujeres tapadas hasta los pies, casas viejas, rotas...me recordó a los documentales que pasan por la televisión sobre el tercer mundo. Pero hay cosas que por mucho que te las describan o muestren por videos no son suficientes para llegar a sentir la realidad que hace que la experiencia sea algo muy especial e inolvidable.
El primer dia tuvimos la oportunidad de conocer Rabat. Ese dia pasamos mucho tiempo en la "Medina". La "Medina" es como un gran mercado donde todo funcionaba regateando. Estando ahí dentro parecía que nos habíamos escapado del mundo real para aparecer en el mundo de "Aladín": frutas, verduras, ropa, complementos, esencias... y gente, mucha gente.
Llegó el dia de comenzar con nuestra labor. Unos fueron a colaborar en un orfanato con niños huérfanos y discapacitados y otros fuimos a la "Fundación Oriente-Occidente". Para ello cogíamos un autobús todas las mañanas de martes a jueves. En la fundación ayudábamos en dos actividades; unos se encargaban de jugar y cuidar a niños en la guardería y otros enseñábamos castellano a gente de Marruecos e inmigrantes, defendiéndonos con el Inglés y el Francés.
Personalmente me gustó mucho esa actividad porque veías como iban aprendiendo siendo tú quien les enseñabas. Lo mejor de todo... las sonrisas. Compartíamos muchas cosas; diferencia de culturas, sueños, familia... Eran historias alucinantes y sueños que sentía nostalgia al ver que para muchos eran inalcanzables. Impotencia, ese fue el peor sentimiento que apareció en mí. Yo les escuchaba y todos soñaban con una vida mejor. Soñaban también con conocer España, otro mundo. Se me hace duro ver como hay gente que busca ayuda en un lugar donde lo único que le importa en general a la sociedad es el dinero. Yo les envidiaba mucho la gran facilidad que tuvieron para acogernos. La humildad, el amor y la alegría que te transmitían con una sola mirada.
Barry, Juan Bautista, Rabier, Jafer, Mohamed... es muy fácil leer estos nombres pero para mí son algo más, mucho más. Son personas que han sido capaces de dar un nuevo sentido a mi vida en tan solo dos semanas. Escucharles y ver que a pesar de no conocer muy bien nuestro idioma hacen todo lo posible por agradecer tu presencia y la oportunidad de haber compartido tantas cosas, es algo que te llena por dentro.
Las despedidas siempre son duras y más cuando aparece en tí la angustia de que tal vez no los vuelvas a ver. Ver como te abrazan por última vez, acariciándote te secan tus propias lágrimas y se alejan intentando ocultar las suyas... y mientras tanto desear volver a verles y que la vida les sonría porque ellos, como todos, se merecen lo mejor.Nadie dijo que la vida fuera fácil ni justa. Por eso quiero seguir poniendo mi pequeño granito de arena, tal vez algún dia mi sueño de ver un mundo mejor se cumpla.
Por último quiero dedicar este texto a todos los monitores que han hecho posible vivir esta experiencia, en especial a Mikel y a todas aquellas personas que dejamos en Rabat y son autoras de las huellas que han dejado marcadas en mí.

BETI PREST

Lara Pérez"

6 comentarios:

josubermeo dijo...

muchas gracias lara por compartir esas hermsoas palabras con todos nosotros creo que debes ir con la mentalidfad de que no sea un adios... es un hasta luego bss

Lorea dijo...

Gran crónica Lara!!
Has conseguido que se me pongan los pelos de punta al recordar nuestra experiencia en Rabat.
Este año más y mejor!!

Fran dijo...

Grande Lara!
Espero que estos sentimientos de lo que nos hablas, actitudes, etc., se reflejen en el día a día de os Trebeak durante este curso.
Beti Prest!
Fran

Josu Arrigo dijo...

Yo solo puedo decir una kosa... no tengo palabras, increible esta karta,y mas aun increible tu lara.
MILA ESKER POR ACERCARNOS UN POKO TU EXPERIENCIA EN RABAT!!!!!

en dos palabras IM..... PRESIONANTE!!!!!

Beti Prest!!!!
Josu Arrigo

Mikel dijo...

Mila Esker Lara, jo, la verdad es que no había leido el texto hasta ahora, y se que eso es una verguenza. Pero tengo que decir que ahora que se me está haciendo un poco cuesta arriba el comienzo del curso, este texto me hace cargar las pilas, y sobre todo me llena de orgullo poder decir a todo el mundo, que TU eres mi chavala. Verás que pedazo de último año nos queda.

un besazo guapa

Marta (ermua) dijo...

pitufiii... al leer tu texto me doy cuenta de todas las cosas que has aprendido... que HEMOS aprendido... no sólo de los niños, o de las personas a las que enseñabas castellano. Hemos aprendido algo más... y sí, por supuesto que había mucha gente, y hay que asumir, que a la mayoría jamás les volveremos a ver. Pero ¿sabes una cosa? Si tú, donde quiera que te encuentres, cundo te acuerdes de ellos sonríes, ellos notarán esa sonrisa y al revés. Así que como dijimos estando a tantísimos kilómetros de casa... no podemos dejar que esta experiencia se nos olvide. Porque al fin y al cabo nos llevamos algo más. Y es que cuando te miro, me recuerdas todos esos momentos vividos. Lágrimas, pero también risas; SONRISAS.
Gracias querida "planyi" (javi, también nos acordamos de ti) por haberme dejado compartir cada momento contigo.
Milesker zuri eta 2010ko Rabat proiektua osatu genuen guztioi.